Este lunes se realizó una protesta internacional contra la Cárcel de Guantánamo en el aniversario número 14 de su apertura, y frente a la Embajada de Estados Unidos en el Parque Rodó hubo una expresión nacional de ese sentimiento: la organización Plenaria Memoria y Justicia realizó una protesta en reclamo de su cierre, en la que participó uno de los exreclusos de ese establecimiento, quien llegó al país como refugiado a fines de 2014.
Se trata de Jihad Diyab, sirio de 43 años, que estuvo preso durante trece años en la cárcel estadounidense ubicada en Cuba, en donde permaneció sin condena. Durante la protesta, se simuló una alimentación forzoza como las que él sufrió durante su período preso, ya que a lo largo de ocho años realizó una huelga de hambre.
“Esta protesta fue de juntarnos con otra gente en todo el mundo”, dijo a Telemundo Andrés Conteris, de la ONG Testigos contra la Tortura de EE.UU., “para mostrar que el pueblo está en contra del hecho de que Guantánamo sigue abierto”.
Diyab está bajo el amparo del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), a la espera de poder reencontrarse con su familia.