Como participar da campanha pela DEMOCRATIZAÇÃO DA MÍDIA?

Como participar da campanha pela DEMOCRATIZAÇÃO DA MÍDIA?
LEI DA MÍDIA DEMOCRÁTICA KIT COLETA Todo cidadão/cidadã pode buscar voluntariamente as assinaturas para o projeto. Disponibilizamos abaixo um kit com o material necessário para o diálogo nas ruas. Clique na imagem acima.

Seguidores

#naovaitergolpe

#naovaitergolpe
Acesse Frente Brasil Popular

sexta-feira, 4 de abril de 2014

[FARC-EP] Las FARC-EP insiste en esclarecimiento de la verdad histórica del conflicto colombian

La Habana, 
Cuba, sede de los diálogos de paz, abril 4 de 2014
Desde hace ocho meses, la Delegación de Paz de las FARC-EP,
está advirtiendo sobre un obstáculo que puede llegar a frenar
 la dinámica del proceso u obligarlo a marchar al ralentí.
Por todos los medios hemos insistido en la urgencia de
conformar una Comisión de esclarecimiento de las causas
 y responsabilidades del conflicto, como una condición sin la cual,
no podría abordarse el decisivo asunto de Víctimas y máximos responsables.  
Esta comisión, no es la de la verdad que propone el Gobierno
para después de la firma de un eventual acuerdo de paz, con la
cual estamos de acuerdo, y compartimos que deberá tener
su propio período y duración.
Hablamos de la Comisión de esclarecimiento, y nos
preguntamos nuevamente: ¿Cómo pueden establecerse las
responsabilidades, o cómo puede abordar la mesa el tema
de víctimas, de su reparación, del perdón y el compromiso de
un “nunca más”, si no se establece cómo se dieron los hechos
de violencia que derivaron en seis décadas o más de conflicto armado?
Sin este insumo, la discusión del Punto 5 referido a víctimas,
será una discusión en el aire, un ejercicio estéril que no conducirá
a ninguna parte. Hoy queremos dejar constancia en el inicio
del ciclo 23 de las conversaciones de paz en La Habana, de esta
desatendida alerta temprana.
Es obvio que si no se establece el origen del conflicto y su
verdad histórica, no puede haber paz, ni reconocimiento de sus
víctimas, ni justicia ni reparación.
Proponemos que el período de estudio histórico abarque desde
 la expedición de la Ley 200 de 1936, frente a la cual surgió
una reacción que desató la violencia terrateniente y partidista, hasta

nuestros días, signados estos, por el drama humanitario del
desplazamiento forzoso de 6 millones de campesinos, del despojo
violento de tierras cuantificado en 8 millones de hectáreas, e
l impacto del neoliberalismo generador de miseria, las masacres
paramilitares y los falsos positivos.
No se trata de colocar contra la pared al Estado, ni de desatar
 insolubles consecuencias judiciales, ni cacerías de brujas, sino de
establecer el cuadro completo de los horrores de la violencia y las
 consecuencias de la respuesta popular, para, una vez establecida
 la verdadera historia de lo ocurrido en seis décadas de confrontación
fratricida, puedan las partes, las víctimas y la opinión, encontrar una salida,
necesariamente política, a la vorágine violenta que persigue a Colombia,
que no permite labrar nuestro destino de justicia, en democracia, soberanía y paz.
A nadie debe preocupar que propongamos, que el que esté sin
pecado que tire la primera piedra, porque ese es un presupuesto
necesario para sanar definitivamente las heridas.
Ningún protagonista de los horrores de la contienda puede pretender
 pasar de agache. Se trata de que el Estado y las ramas del poder público,
 los presidentes, los partidos hegemónicos, los terratenientes, los
empresarios, los bananeros, los ganaderos, los banqueros, la iglesia,
los grandes medios convertidos en instrumentos de la guerra, los militares,
los paramilitares, la policía, los guerrillerosy ex guerrilleros, los
organismos de inteligencia, los Estados Unidos, y hasta la hipocresía y
 la indiferencia, hagan un análisis de conciencia para comprender, que
debemos hacer hasta la imposible por lograr definitivamente la reconciliación
 de la familia colombiana. Colombia merece la paz, y no solamente,
sino que debemosconvertirla en factor dinámico de extensión de
la paz en Latinoamérica y el Caribe.
Es un hecho incontrovertible, que si no se conoce la verdad del
pasado, no se puede construir una paz estable y duradera.
Debemos mirar entonces a los ojos de nuestra propia historia
si queremos solucionar el conflicto y garantizar la no repetición del mismo.
No hemos venido a la mesa de La Habana a negociar impunidades
 y en consecuencia con ello, ya hemos colocado en manos del gobierno
un paquete de propuestas, para que, frente a este tema,
las víctimas, las partes contendientes y la opinión, queden plenamente
 satisfechas con un acuerdo que por fin nos saque del infierno de la guerra.
Llamamos a todos los movimientos políticos y sociales del país,
a las organizaciones populares, a la nación en masa, a respaldar
 sin reservas este proceso de paz, a movilizarse por los cambios
y un nuevo país, y a no dejar que se apague esta esperanza colectiva.
DELEGACIÓN DE PAZ DE LAS FARC-EP


Esto y mucho más en
 Pueblo Colombiano: ¡Pa´la Mesa!

Nenhum comentário:

Postar um comentário